domingo, 21 de febrero de 2010

Que es el HPV y cual es la importancia de su detección?

Dra. Gloria Pino Cuadros
HPV es el virus del papiloma humano.
Es un virus DNA de diámetro pequeño, 50 micrones. Se distinguen numerosos tipos de HPV sobre la base de la hibridación molecular. El genoma del virus del papiloma se divide en dos regiones codificadoras, la región E, necesaria para la replicación viral y la transformación celular, y la regio L. Los genes E6 y E7 están implicados como genes de transformación oncogénica del HPV 16 y 18. La región codificadora L contiene los genes L1 y L2 que codifican para las proteínas estructurales de la capside viral. 
Cada uno de los HPV esta asociado a una entidad clínica diferente. Las localizaciones de las infecciones por HPV son: vulva, cervix, vagina, ano, región perianal, periné, pene, escroto, y otras como piel, cavidad bucal, laringe, cavidad nasal…

La infección clínica por HPV es una de las enfermedades de transmisión sexual mas frecuentes en la actualidad, a pesar de que la transmisión puede deberse también a otros medios no relacionados con actividad sexual.

Una vez que el virus ha ingresado a la célula, el genoma viral llega al núcleo de la misma donde se establece y persiste. La colonización puede permanecer como una infección latente, o bien pasar a una infección subclínica o clínica.

La infección que se presenta como una forma clínica, se evidencia con la observación a simple vista, la forma subclínica solo se evidencia con el uso del colposcopio, que detecta imágenes sospechosas o sugestivas de infección por HPV, y la infección latente se detecta con técnicas de hibridación del DNA.

La forma clínica aparece como lesiones verrugosas planas o exofíticas como “crestas de gallo” constituyendo esta última, el condiloma acuminado. Las de localización vulvar están relacionadas con el HPV 6 y HPV 11, mientras que las de localización cervical se relacionan con el HPV 16 y 18 pero pueden estar implicados otros tipos de HPV.

Estos a su vez se relacionan con riesgo aumentado de presentar displasia cervical de distinto grado, denominada también CIN: neoplasia Cervical Intraepitelial I, II o III; o teniendo en cuenta la clasificación de Bethesda 2001: L- SIL y H- SIL.

En cuanto a la forma latente, no se sabe cuanto tiempo puede permanecer en ese estado, ni cuantos casos evolucionan de la infección latente a la forma clínica, de ahí la importancia del control periódico de estas pacientes, a través de examen ginecológico, colposcopia y Papanicolaou.

Los métodos para realizar el diagnóstico son la colposcopia, la citología, la histología y la inmuno histoquímica y biología molecular. Esto significa que se puede llegar al diagnóstico a través de varios procedimientos, la colposcopia como complemento de la citología( Papanicolaou), la biopsia dirigida colposcópicamente para estudio histológico, y la PCR: Reacción en Cadena de la Polimerasa que permite la tipificación viral.

Sólo el examen histológico de la lesión determina el diagnóstico definitivo. La colposcopia localiza, la citología detecta y la histología diagnostica.

No ha sido demostrado que la determinación del tipo viral tenga valor alguno para decidir tratar o no tratar una lesión de bajo grado. Más del 80% presentan tipos virales de alto riesgo y, sin embargo, son habitualmente infecciones transitorias con regresión espontánea (especialmente en mujeres menores de 30 años)

El tratamiento de esta infección depende de su asociación o no con CIN o Lesión Intraepitelial de Bajo o de Alto Grado según la nueva nomenclatura. Las posibilidades terapéuticas se dividen en medios invasivos como el LEEP, y medios no invasivos. El LEEP es un procedimiento que permite, a través de la utilización de generadores de un flujo de ondas de radio de alta frecuencia, la extirpación de la lesión mediante un ansa que corta y coagula el tejido en el punto en el cual se pone en contacto el electrodo. Luego de la extirpación del tejido, se coagula el lecho con un electrodo esférico.

El tratamiento a elegir depende de las características de la lesión. Y los controles posteriores dependen también de los resultados histológicos. Lo importante es no olvidarse de realizar controles periódicos que están estipulados y normatizados según cada caso en particular.

EVOLUTIVIDAD DEL HPV L-SIL ( Lesion Intraepitelial de bajo grado)
No todas las lesiones tienen evolutividad biológica desde HPV hacia Carcinoma, ya que algunas se detienen. La persistencia de la infección actuaría hoy como un factor determinante.

La combinación de tipos virales tiene trascendencia (perdió importancia la carga viral)
El HPV continúa siendo un factor necesario pero no suficiente para el desarrollo del cáncergenital.

NO EXISTE TRATAMIENTO ALGUNO QUE ELIMINE AL HPV
SOLO TRATAMOS LA LESIÓN QUE PROVOCA, ACEPTÁNDOSE QUE LA GRAN MAYORÍA DE L-SIL PRESENTA REGRESIÓN ESPONTÁNEA. LO IMPORTANTE ES REALIZAR CONTROLES PERIODICOS, COMPLETOS Y ADECUADOS